La historia

Dónde, Cómo y Cuándo…

El Ministerio Internacional Cosecha Mundial comenzó en los planes perfectos del corazón de Dios y fue puesto en corazones fuertes que deseaban vivir sus propósitos; estos son los de nuestros Apóstoles Martín y Kimberly Angulo.

apostolm

Apóstol Martín Angulo

El Apóstol Martín Angulo nació en Costa Rica el 12 de Marzo del 1957, en una familia de 8 hermanos. Siendo el primero de su familia en conocer y entregar su vida al Señor a sus 18 años, vivió una transformación radical en distintas áreas de su vida junto a experiencias sobrenaturales con Dios. Hoy, varios de sus hermanos se encuentran en su país natal, sirviendo en la visión de Cosecha Mundial.
A sus 19 años comenzó a predicar a personas de todas las edades en su iglesia, donde en una de estas oportunidades conoce a quien sería su esposa, nuestro Apóstol Kimberly.

Apóstol Kimberly Angulo

El Apóstol Kimberly Hunt – Angulo, nació el 7 de Agosto de 1960 en Barron, Wisconsin, Estados Unidos, en una familia cristiana conformada por sus padres y 5 hermanos.
Desde pequeña apasionada por los negocios del Padre, y con la gran convicción de responder a su llamado.
Recibe la oportunidad de emprender un viaje misionero hacia México, el cual se ve modificado a ser en el país de Costa Rica. Por lo que a la edad de 17 años, emprende su primer viaje misionero hacia Costa Rica.

apostolk

Fue en el primer momento en el año 1979, que ambos se encontraron y tuvieron la completa convicción del Espíritu Santo, que Dios tenía un propósito para ellos como matrimonio.
Luego de cuatro meses, en ese mismo año, en el mes de Noviembre, deciden ser uno caminando bajo un pacto de bendición, y contraen matrimonio en San José, Costa Rica.

Al tiempo, en el país de Costa Rica, nace su hija mayor Raquel, y  tiempo después deciden mudarse a los Estados Unidos, donde nacen sus tres hijos Joseph, Rebekah y Rosita.

Familia Angulo Hoy

Familia Angulo Hoy

Como familia servían a Dios y a sus pastores de los Estados Unidos, hasta que entendieron el tiempo y el llamado de Dios de mudarse a la Argentina para establecer el Reino de Dios.

El 26 de Octubre de 1987 fue su primera pisada en tierraArgentina. Un “Sí” a Dios, que los ha llevado a más y ha sido de tremenda bendición para cada familia que los ha conocido, oído y que ha recibido de ellos, hasta el día de hoy.

Comienzos…

“Donde no hay visión, el pueblo se desenfrena…” Proverbios 29:18

Llegando y radicándose en la ciudad de Olavarría, Buenos Aires, Argentina, comienzan su ministerio. En un primer momento, reconocida en la ciudad como Iglesia Júbilo Cristiano, la iglesia incrementaba asistentes semana a semana, congregándose en un pequeño edificio para 60 personas.
Poco tiempo después, Dios revela la visión y el nombre de Un Ministerio a nuestro Apóstol Martín: Cosecha Mundial, la cual, con fundamentos bíblicos en su visión, introducía a cada persona a vivir cada día los planes y mandatos que Dios nos confió predicando a cada persona, pastoreando a los creyentes, preparando discípulos y plantando líderes.
La visión llevó a cada persona a captar el corazón de Dios y lo importante que eran ellos para cumplirla. Daba dirección a las personas, enfoque y disfrute de lo que Dios hacía día a día a través de cada una de ellas y de la visión. Gente transformada, sana, libre, fuerte, con una identidad en Dios; familias enteras salvas y restauradas, milagros, libertad espiritual y emocional, incrementos en su economía, crecimiento espiritual, revelación de propósito… fueron algunos de los testimonios de las personas que comenzaron a vivir la visión.
Con un grupo de 60 personas en los encuentros de amistad, creyeron a Dios por un nuevo edificio para 800 personas.
hasta el día de hoy.

Testimonio… El edificio HOY. “Si me lo pides, te lo daré”.
Las personas que conformaban en ese momento la iglesia, vieron el creer por un edificio de esa magnitud como un desafío maravilloso, y cómo el espíritu de fe era uno con ellos, dijeron SÍ, junto a los pastores en ese momento Martín y Kimberly. Sabían que tener el SÍ de Dios, hacía que nada fuera imposible. Aunque se levantarían cosas, su ferviente deseo de querer ir a más lo superaba al creer por ese nuevo edificio. La iglesia veía que era tan único lo que se vivía ahí, que el anhelo de darlo a luz y creer por un edificio lleno con 800 personas, era una visión tan poderosa que encendía en ellos su pasión y el deseo de servir con sus propias manos y esfuerzos; disfrutaron cada momento de tocar y construir algo que ya era propio.
Las situaciones se presentaban, siendo como una oportunidad de resignarse sujetarse a lo que Dios había hablado; pero un día, sentado en lo que hoy es su oficina, meditando nuestro Apóstol Martín escuchó a Dios decirle en simples, pero poderosas palabras: “Si me lo pides, te lo daré”.
Así, la iglesia continuaba feliz invirtiendo su labor, tiempo y dinero en algo que ya habían podido ver en sus corazones. No había “imposibles” para ellos.

Hoy en día, disfrutamos de nuestro edificio propio donde la iglesia se congrega viernes y sábados para celebrar juntos la vida en Cristo, y donde cada semana se dictan Escuelas de Discipulado, de Ministros Potenciales, capacitaciones, y aún actividades educativas, protocolares y recreativas.
Actualmente la iglesia cuenta con más de 200 encuentros con 200 ministros firmes y fuertes, determinados a cada día conocer y explotar más la visión que ya ha sido engendrada en su corazón. Es por ello que los encuentros cuentan con mínimo dos ministros potenciales que han sido contagiados por esta pasión y la poderosa unción de nuestra hermosa Visión. Año tras año, multiplicaciones de encuentros se siguen celebrando, y detrás de ello, la gratificante transformación de cada persona.

…Y PLANTAR LÍDERES EN CADA NACIÓN DEL MUNDO…
A través de los años, junto a nuestros Apóstoles y el liderazgo pastoral, personas fueron creciendo e incrementando en amor por Dios, por la gente, por la visión; dispusieron, y aún siguen disponiendo, de su vida para captar el corazón de la visión, una idea que salió del mismo corazón de Dios. A través de capacitaciones, enseñanzas, de decisiones personales líderes respondieron al llamado de Dios para ser plantadores (personas dispuestas a ir al lugar que Dios envíe para plantar la visión). Hoy en día, muchos de ellos son pastores que han sido enviados a ciudades dentro de la provincia de Buenos Aires; a provincias dentro de Argentina; a países en todo el mundo.
Año tras año, A través de contactos de líderes de Cosecha Mundial/contactos divinos, la visión se sigue expandiendo en el corazón de las personas y en las naciones.
Hoy, la visión se encuentra en los países de:
Argentina, Chile, Paraguay, Bolivia, Ecuador, Colombia, Costa Rica, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Venezuela, España, Italia y Reino Unido

You're currently offline