LO QUE CREEMOS

  • Hay un solo Dios verdadero, Él es el Rey eterno, Creador y Redentor de todo.
  • Él es perfectamente santo, justo, amoroso y verdadero. Él se ha revelado a sí mismo para ser eternamente auto existente – un ser en tres personas: Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo.
  • La Biblia es la Palabra de Dios inspirada, infalible y con autoridad dada por Él.
  • La humanidad es creación de Dios, hecha a su imagen y semejanza, para que ésta lo conozca y tenga relación con Él; aunque el hombre rechazó por su desobediencia voluntariamente el Señorío y gloria de Dios. Por esta razón, la enfermedad, la muerte y el juicio entraron al mundo y ahora la creación experimenta los efectos y consecuencias del pecado.
  • El Señor Jesucristo, el unigénito Hijo de Dios, fue concebido por el Espíritu Santo, nacido de la virgen María y es el Ungido de Dios, facultado por el Espíritu Santo para iniciar el Reino de Dios en la tierra. Él fue crucificado por nuestros pecados, muerto y sepultado, resucitado y ascendió a los cielos. Ahora Él está vivo, en la presencia de Dios el Padre y en Su pueblo. Él es el “verdadero Dios” y el “verdadero hombre”.
  • Somos salvos por la gracia de Dios, a través de la fe en la persona y obra de Jesucristo. Cualquier persona puede ser restituida a la  relación y comunión con Dios a través del arrepentimiento,  la creencia y de recibir a Jesús como su Señor y Salvador. El Espíritu Santo nos convence, regenera y adopta para entrar al Reino de Dios como Hijos e Hijas.
  • Es el poder santificador del Espíritu Santo, que mora en el cristiano el que le permite vivir una vida santa y ministrar sobrenaturalmente.
  • La llenura del Espíritu Santo, basados en Hechos 2:1 – 4 sobre los creyentes para darles el poder de ser testigos.
  • La victoriosa obra redentora de Cristo en la cruz, nos libera del poder del enemigo – pecado, mentiras, enfermedad y tormento.
  • La iglesia esta compuesta por  todos aquellos que ponen su fe en Jesucristo. Él le ha dado a Su iglesia las ordenanzas del Bautismo y la Cena de Señor. La Iglesia existe para llevar a cabo el ministerio de Jesucristo y hacer avanzar Su Reino mientras deshace las obras del enemigo; predicando y viviendo las buenas nuevas del amor de Dios, haciendo discípulos a las naciones, bautizándolos y enseñándoles a amar y a obedecer a Dios.
  • El incremento del gobierno de Dios y su Esperanza Bendita es la recompensa gloriosa visible de nuestro Señor Jesucristo para su esposa, la Iglesia. El cielo y el infierno son lugares reales. Habrá resurrección de los salvos y los perdidos; unos para la vida eterna y otros para la muerte eterna.